Diario Firmat

201418042014

Ultima actualización08:57:12 PM GMT

La Justicia federal dijo que no hay causas abiertas contra Escajadillo

La Justicia federal negó ayer, en un breve comunicado, tener en trámite alguna investigación en la que esté involucrado Marcos Escajadillo, quien ocupó el cargo de secretario de Seguridad Pública de la provincia hasta octubre del año pasado. El gobernador Antonio Bonfatti pidió ayer que se haga un desagravio para Marcos Escajadillo.

alt

La Justicia federal negó ayer, en un breve comunicado, tener en trámite alguna investigación en la que esté involucrado Marcos Escajadillo, quien ocupó el cargo de secretario de Seguridad Pública de la provincia hasta octubre del año pasado y que fuera acusado por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. Tras la negativa judicial, el gobernador Antonio Bonfatti solicitó un "desagravio" para quien actualmente se desempeña como director de Protección Civil de su gestión.

En un escrito que lleva la firma del titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 12, Sergio Gabriel Torres, se sostiene que "sin perjuicio de las expresiones surgidas de las notas periodísticas publicadas, hágase saber que conforme los registros obrantes en este Tribunal, no tramitan actualmente ni han tramitado en las Secretarías números 23 y 24 de este Juzgado Nacional investigaciones en las que haya sido involucrada persona alguna con la identidad de Marcos Enrique Escajadillo".

La acusación. El nombre de Escajadillo quedó vinculado a una investigación sobre el narcotráfico en Rosario cuando el periodista y ex candidato a diputado por Proyecto Sur, Carlos Del Frade, hizo público que en el juzgado federal de Sergio Torres, en la Capital Federal, había desde "agosto de 2012 dos biblioratos con información recopilada por dos secretarías nacionales" que no identificó, en los cuales se detallaban "los vínculos entre las familias que manejan la venta de droga en los barrios periféricos de Rosario y varias de las empresas que participan del blanqueo de ese dinero a través de presuntas maniobras de lavado".

Asimismo, Del Frade sostuvo que en ese informe, "se incluyen datos muy precisos sobre personajes, actividades, lugares y cifras, entre los que figura el doctor Marcos Escajadillo, ex secretario de Seguridad santafesino". En ese sentido, el periodista dijo que "Escajadillo aparece nombrado en la documentación entregada al juez Sergio Torres ya que hay testigos que afirman haberlo visto varias veces en los últimos años cambiando grandes cantidades de pesos argentinos por dólares en una conocida cueva financiera ubicada en el subsuelo de San Martín 783, pleno microcentro rosarino".

Tras esas declaraciones, que Del Frade luego publicó en formato periodístico en la revista El Guardián, el revuelo en la provincia alcanzó ribetes de consideración. Desde el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, quien defendió la gestión del funcionario cuando estuvo en la secretaría del área, hasta el mismo Hermes Binner que, aunque aclaró que "no pondría las manos en el fuego por nadie", no dudó en rescatar "la honestidad" de Escajadillo, todo el arco político se refirió al tema.

En defensa. En ese marco, Del Frade fue convocado por la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados provincial, donde presentó una copia del informe de la Comisión Investigadora Independiente del triple crimen de Villa Moreno, trabajo en el cual se revelan las complicidades de policías con los procesados por ese hecho; copias de las escuchas telefónicas hechas en el marco de la pesquisa judicial por ese triple crimen; los nombres de algunos narcos rosarinos y sus relaciones comerciales y empresariales; y la copia de la investigación periodística publicada en El Guardián y en la que se da cuenta de esas relaciones y se cuantifica el monto de lo que la policía cobraría para proteger el narcotráfico; y la denuncia presentada por un jubilado que habría visto a Marcos Escajadillo cambiar importantes sumas de pesos de dudoso origen por dólares en una mesa de dinero céntrica.

Ahora, con la notificación judicial sobre la inexistencia de una investigación que tenga a Escajadillo en la mira, el gobernador Antonio Bonfatti se preguntó "¿cómo se lava el honor de una persona?" y pidió que "se lo desagravie". En una entrevista que brindó ayer en Canal 3, el primer mandatario santafesino sostuvo que las denuncias que apuntaron a Escajadillo por suspuestos vínculos con el narcotráfico fueron para "denostar al gobierno" provincial, aunque lo peor de todo es que terminó por denostar a todos los santafesinos".

"Lo de Marcos (Escajadillo) fue un ataque artero. Se decía que en un juzgado de Buenos Aires tenía una causa ligada al narcotráfico que en verdad no existe", expresó Bonfatti y declaró que todo lo ocurrido "le hizo muy mal a Marcos, por lo que me preocupa".

La Capital.com


Powered by FyP Creaciones Digitales

El Mundo